niños vegetarianos

¿Cómo alimentar a niños vegetarianos?

Los padres siempre tienen duda respecto a si el niño está siendo bien alimentado, especialmente cuando van al cole y reciben comida preparada allí.

Por eso tendemos a hacerle consumir más proteínas de las que realmente necesita el niño, sobre todo en edad escolar.

La disyuntiva empieza por lo que cada padre considera que es suficiente para la alimentación del niño, principalmente cuando se trata de proteínas, pues siempre consideramos que nada es suficiente.

Las proteinas y su papel en nuestra alimentación

Si la preocupación por la alimentación viene dada a partir de las porciones de proteína animal que debe recibir un niño en crecimiento y con actividades físicas y mentales propias de la edad, entonces es bueno informarse sobre las cantidades recomendadas.

Es bien sabido que el exceso de consumo de proteína animal puede derivar en dos consecuencias, las cuales suelen ser irreversibles: la obesidad y el daño en riñones e hígado.

Estos daños se derivan del esfuerzo que deben realizar los órganos para el procesamiento de grasas, sales y la abundancia de minerales en el organismo.

Las dietas comunes y corrientes cuyos componentes son vegetales, carbohidratos y proteína animal deben vigilarse en cuanto a las cantidades y a la forma como están procesadas.

¿Qué pasa si se trata de niños vegetarianos?

Cuando alimentamos a nuestros hijos como vegetarianos se debe prestar igual atención tanto a la calidad de los alimentos que van a sustituir la proteína animal, como a las cantidades que vaya a ingerir en cada comida.

El hecho de no estar consumiendo proteína animal no significa que deba haber excesos en las cantidades de alimentos para sustituirla.

Las dietas que se recomiendan para niños vegetarianos son las que incluyen legumbres (lentejas, soja, garbanzos, habas, judías, etc.), los cereales (arroz, trigo, maíz, centeno, cebada, sorgo, etc.).

Además de verduras (especialmente las de color verde como espinacas, brócolis, acelgas, lechugas, repollo, etc.) y frutas, sobre todo las de color rojo.

Dieta rica en nutrientes de origen vegetal

Asimismo, una dieta vegetariana para niños debe incluir aceite de oliva, girasol o maíz, otras grasas de origen vegetal, como la que proviene del aguacate y de las semillas y frutos secos que se pueden ingerir directamente.

En este grupo de alimentos están las nueces en cualquiera de sus variedades (pecanas, macadamia, de Brasil, pistachos, avellanas y las almendras).

Si se trata de niños ovolactovegetarianos (que consumen huevos y leche de origen animal), entonces es bueno preparar merengadas y jugos a base de leche combinada con frutas y semillas.

Un batido de leche, cambur, avena y almendras es una fuente completa de nutrientes, lo que dará al niño mayor satisfacción por más tiempo.

Existen menús variados diseñados por nutricionistas especialmente para niños, en los que se combinan colores, sabores y elementos esenciales en la nutrición infantil.

Las sopas de legumbres combinadas con calabaza, boniato o papa son una buena opción; mientras que las ensaladas que contengan muchas hojas verdes con tomates, champiñones, nueces y pimentones serán una opción ideal para cenar.

Unas brochetas de queso madurado, tomates cherry, aguacate y pedacitos de zanahoria, son otra opción colorida y divertida.

El secreto está en saber combinar, elegir los mejores ingredientes y tener una presentación atractiva, el sabor lo pondrán los aderezos a base de aceite de oliva, orégano y un punto de sal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.