alimentos

Alimentos prácticos y saludables para llevar al trabajo

Siempre se ha sabido que la calidad de la alimentación que llevemos diariamente se va a reflejar en la salud, el desempeño físico y la capacidad de las respuestas ante los compromisos y retos que tengamos.

Sin embargo, la rutina a la hora de centrarnos en satisfacer nuestra necesidad de alimentos y complacer al paladar, juega un papel importante al momento de decidir qué, dónde y cuánto comer.

Es importante tener en cuenta que si queremos tener buena calidad de vida, que incluya a la salud, se debe prestar mucha atención a lo que comemos a lo largo del día, y dejar a un lado las comidas rápidas, que nos llenan al momento, pero que no nos aportan los nutrientes necesarios.

Así que lo mejor para satisfacer el apetito y no tener remordimientos a la hora de evaluar nuestra forma de comer es enfocarnos en preparar alimentos nutritivos. Sin que eso signifique grandes esfuerzos ni muchas horas en la cocina.

Un poco de todo

Existen muchas recetas que se pueden preparar para llevar al trabajo, las cuales incluyen los tres grupos de alimentos necesarios para una buena nutrición: proteínas, carbohidratos y vegetales.

Si el tiempo apremia y las posibilidades de sentarse tranquilamente a comer son escasas, entonces opta por las ensaladas, las cuales se pueden consumir a temperatura ambiente y pueden acompañarse con galletas o panes integrales.

El atún acompañado de lechugas, con tomates cherry, huevo cocido y un aderezo de aceite de oliva, sal pimienta y un toque de mostaza, es una elección ideal a la hora de almorzar; y se puede complementar con una fruta como melocotón, banana o un pedazo de melón o lechosa.

Otra opción es la pasta, la cual se puede consumir fría, sobre todo, y resulta más cómodo, si es pasta corta, agregándole pimientos picados, cilantro, cebolla morada, tocineta y mayonesa, mostaza, sal y aceite de oliva para aderezar.

En este grupo de comida fácil de preparar y de consumir entra la ensalada de papa, preparada con remolacha, cebolla, cilantro y atún desmechado, aderezada con aceite de oliva y un toque de sal y pimienta.

Para comer con cuchara

Si prefieres las cremas, entonces opta por una sabrosa crema de calabacines hecha a partir de sofreír en mantequilla cebolla picada en cuadros grandes, calabacines picados, una papa mediana picada en cuadros, y una vez hayan agarrado color, agregar a estos ingredientes un poco de agua, sal y pimienta. Dejar cocinar hasta que se ablande la papa, licuar y envasar.

Esta receta puede consumirse a temperatura ambiente o caliente.

Otra variación de esta receta se puede obtener sustituyendo el calabacín por calabaza, zanahorias, brócolis o coliflor, y agregarle un toque de crema de leche. El sabor es insuperable.

Recuerda que eres tú quien decide qué tipo de alimentación deseas preparar y consumir, cuidando siempre que tus platos sean completos, balanceados y suficientes para aguantar la jornada de trabajo que requiere de tu esfuerzo físico o mental.

Cada comida puedes completarla bien con una fruta fresca, frutos secos, semillas, galletas integrales o jugos de frutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.